8 consejos fáciles para dominar tus finanzas personales

Si alguna vez has leído algún artículo financiero, o noticias sobre dinero y no entiendes la mitad de los términos utilizados, es probable que te hayas dado cuenta de que te falta “educación financiera”.

Esto es, qué tan bien entiendes tus finanzas, y los conocimientos con los que tomas las decisiones financieras de cada día.

Lamentablemente, en Ecuador la mayoría de la población no cuenta con una educación financiera apropiada.

Según una encuesta presentada por el Banco Central del Ecuador (BCE) en 2018, nueve de cada diez personas nunca han recibido capacitaciones sobre educación financiera.

Si te encuentras dentro de este porcentaje tan alto de ecuatorianos, en este artículo encontrarás información para que puedas empezar a aprender sobre finanzas,  y seas capaz de manejar tu dinero con un conocimiento mucho más profundo.

Primero ¿Qué es la educación financiera?

No es difícil de explicar, tener una educación financiera significa que posees una comprensión básica de las finanzas y el valor del dinero.

Por lo tanto, comprender los conceptos básicos financieros te permitirá tomar decisiones sobre el dinero de forma más inteligente, y estarás mucho mejor capacitado para tomar decisiones financieras.

En base a esto, podemos decir que la educación financiera es la capacidad que tienes para comprender los temas financieros con los que te enfrentas día a día, como ahorrar, pagar facturas, gestionar deudas, invertir, etc.

¿Qué conocimientos financieros debo tener?

Esto dependerá mucho de tu estilo de vida, pero hay temas básicos que debes saber manejar independientemente de tu situación:

  • Presupuestar y administrar tu dinero
  • Establecer metas financieras
  • Pagar facturas y ahorrar
  • Funcionamiento básico de los préstamos (personales, deudas, préstamos hipotecarios, etc)
  • Tarjetas de crédito y puntajes del buró de crédito
  • Cómo funcionan las inversiones, la bolsa de valores, etc.

Es verdad que todo esto no lo aprenderás de un día para otro, definitivamente no es algo que enseñen en el colegio.

Los padres y familiares tampoco son una buena fuente de conocimientos, ya que pueden estar mal informados o no contar con las habilidades necesarias para enseñar a los niños sobre el dinero. 

¿Qué puedo hacer?

A menos que por tu línea de carrera hayas tomado clases de economía y administración, adquirir una educación financiera dependerá solo de ti.

Es verdad que las instituciones y la familia pueden fallar en nuestra educación, pero echarles la culpa no solucionará nada, así que lo que queda es que tomes tú las riendas de tu educación financiera.

Incluso si viene alguien que te regala dinero y te imparte los conocimientos necesarios para manejarlo, solo dependerá de ti lo que hagas con esa información.

Lo bueno es que desde hace unos años la Superintendencia de Bancos ha establecido que todas las instituciones controladas por este ente, deben desarrollar programas de educación financiera para sus clientes, colaboradores y público general.

Sin embargo, como todo proyecto de grandes dimensiones, tardará algún tiempo más en dar frutos, es por ello que lo mejor es que tú mismo te propongas obtener la educación financiera necesaria para manejar tu dinero.

Chico leyendo un libro para aprender sobre la educación financiera

Cómo obtener conocimientos sobre educación financiera por tu cuenta

Una de las ventajas de nuestro tiempo, es que estamos en la era digital, por lo que la información abunda y es relativamente fácil aprender todo lo que te propongas.

Cada uno tiene un ritmo distinto de aprendizaje que depende de su estilo de vida, así que no te desanimes si ves que te toma más tiempo que otras personas dominar el tema de la educación financiera. Aprende a tu ritmo y no te compares con nadie.

Dicho esto, aquí hay algunas formas sencillas para ayudarle a adquirir los conocimientos financieros que necesitas en tu vida.

1. Empieza con libros

Parece algo obvio, pero con tanta información en internet que es casi imposible de verificar, los libros se convertirán en un elemento clave para tu aprendizaje financiero.

Abre un espacio en tu semana para dedicar un par de horas a la lectura de libros que traten temas como administración del dinero, inversión, construcción de presupuestos, etc.

2. Lee publicaciones en línea

Si bien es cierto que hay recursos poco fiables en internet, también es verdad que existen muchas revistas y periódicos en línea con muy buena reputación.

Leer publicaciones sobre economía en línea (o físicas) te ayudará a entender mejor los términos por contexto, es muy parecido a cuando aprendes un nuevo idioma, puedes entender la gramática, pero la forma para realmente dominar una nueva lengua, es ponerla en práctica cada vez que sea posible.

Puedes leer publicaciones como Expansión, Bolsamanía, Fortune, El Confidencial o Forbes, que si bien no son publicaciones con enfoque a Ecuador, te ayudarán a entender muchos conceptos a medida que vayas leyendo.

3. Utiliza herramientas de gestión financiera

Como hemos dicho en otros artículos, administrar tus finanzas y dinero no tiene por qué ser difícil ni aburrido. Hoy en día, existen muchas herramientas online como calculadoras y planificadores financieros, que te pueden ayudar a manejar de forma correcta tus finanzas sin importar el nivel de conocimiento que tengas. 

Pero además de ayudarte a organizar y visualizar tu vida, estos recursos financieros también pueden ayudarte a aprender mucho. Muchas de estas herramientas tienen excelentes centros de aprendizaje o blogs.

4. Mejora tus matemáticas

Si estás leyendo este artículo porque no sabes mucho de finanzas personales, lo más probable es que no seas muy amigo de la matemáticas, sin embargo para obtener conocimientos financieros, tendrás que desarrollar o desempolvar algunas de las habilidades matemáticas más básicas.

Repasa los conceptos esenciales o investiga fórmulas básicas que puedan ayudarte a organizar tu dinero.

Claro que las apps financieras y las hojas de cálculo facilitan mucho la vida, pero es importante que entiendas cómo funcionan las fórmulas que se realizan para calcular tus ahorros e inversiones.

5. Escucha podcasts de economía

Con el ritmo que llevamos hoy en día, dedicar tiempo a la lectura es realmente difícil. Es posible que tu vida laboral y familiar te deje con muy poco tiempo para leer sobre finanzas personales, por lo que escuchar podcasts puede ser la alternativa perfecta para educarte en finanzas.

Es indiscutible, los podcasts son la radio de hoy, y es que es muy fácil escucharlos camino al trabajo, mientras haces los quehaceres del hogar e incluso en la misma oficina (si no interrumpe tu trabajo por supuesto).

Hay demasiada variedad como para hacer una lista de los mejores, pero puedes empezar por algunos como Tu dinero nunca duerme, Value school, Gimnasio Financiero, Empréndete o Lana & Podcast, por supuesto que si entiendes inglés la oferta de podcasts se vuelve casi infinita, pero afortunadamente existen muchos recursos de calidad en español. 

6. Inscríbete en un curso de educación financiera

Si eres de las personas que necesita de una estructura para aprender, también existen infinidad de cursos en los que puedes inscribirte para mejorar tus conocimientos en finanzas como escuelas en línea, cursos universitarios, o la Superintendencia de Bancos, que ofrece cursos en línea y clases presenciales sobre finanzas.

7. Documéntate con recursos gubernamentales

Lo hemos mencionado antes, pero Ecuador cuenta con una página dedicada a la educación financiera desarrollada por la Superintendencia de Bancos, es un excelente recurso para entender la economía desde el contexto nacional.

Escuchar podcasts y leer libros está muy bien, pero éstos al ser extranjeros terminan siendo más teóricos que prácticos, porque cada país tiene un lenguaje económico y situación particular.

8. Deja de gastar impulsivamente

Es difícil romper con la mentalidad de consumismo, sobre todo al inicio. Somos constantemente bombardeados por anuncios de empresas que buscan llamar nuestra atención y vendernos sus productos y servicios.

Si bien esto en sí mismo no es algo negativo ya que el comercio es necesario para el buen funcionamiento de la sociedad, si no rompes con la mentalidad de consumidor y por el contrario, será difícil que puedas desarrollar una mentalidad de ahorrador e inversionista.

hombre feliz mirando un libro con los resultados de educación financiera

Los beneficios de la educación financiera

Si has llegado hasta aquí, puede que estés comenzando a entender el poder de la educación financiera y quieras aplicar los consejos aprendidos en este artículo.

Sin embargo, también puede que te estés preguntando si realmente vale la pena el esfuerzo, es por eso que te dejamos también algunas de las ventajas que conlleva el tener una educación financiera sólida.

Tomar el control

En lugar de dejar que el dinero te controle, ahora puedes tomar las riendas de tus finanzas personales. Esto te da poder y te hace sentir más seguro y decidido con tu dinero.

Además, tu actitud hacia las finanzas cambia. La forma en que miras y piensas sobre el dinero se transforma para mejor.

Eliminar y evitar las deudas

La deuda es uno de los mayores obstáculos a los que nos enfrentamos hoy en día.

Cuando tienes la educación financiera apropiada, comienzas a comprender realmente cómo funciona la deuda, las tasas de interés y cómo evitar los desastres financieros. También puede ayudarte a crear un plan para atacar cualquier deuda actual y ahorrar más de lo que te imaginas.

Valorar las metas financieras

A medida que adquieras conocimientos financieros, te sentirás más inclinado a fijarte metas. Además, es posible que te entusiasme y decidas trabajar para lograr esos objetivos.

Identificar fraudes

Esto no es algo de lo que se suela hablar, pero tener una educación financiera apropiada puede afectar tu conocimiento sobre los fraudes que puedan darse en el ámbito financiero.

Al tener un alto conocimiento financiero, serás capaz de encender las alarmas cuando se te presenten inversiones y propuestas sospechosas, ya que hará que te tomes tu tiempo para tomar decisiones financieras.

Por supuesto que lo mejor es que consultes con tu asesor si necesitas ayuda, pero también serás capaz de identificar si te están aconsejando mal o te están intentando estafar, ya que serás capaz de hacer las preguntas correctas y evaluar tus opciones.

Finalmente, tómate tu tiempo para educarte en finanzas personales, lo importante es que lo hagas, ya que así se te hará mucho más sencillo ahorrar e invertir para tu futuro y el de tu familia.

¿Te gusta? Compártelo:

¡Queremos mejorar! Envíanos tus sugerencias a info@bmiahorro.com

¿Quieres saber más sobre BMI Ahorro?

Ingresa en BMI Ahorro
y empieza a ahorrar