Chico con dinero ahorro metas

9 formas para hacer un presupuesto de ganadores

Tener un presupuesto es sin duda una de las claves para llegar al éxito financiero. Puede ayudar a mantenerte libre de deudas, pagar tus facturas y ahorrar para grandes metas como tu jubilación o la compra de una casa. 

Puede parecer difícil a primera vista, pero es muy importante que aprendas a presupuestar, ya que de lo contrario, no importa lo grandes o pequeñas que sean tus metas, nunca conseguirás organizar tus cuentas.

Por ello te dejamos algunos tips y métodos sobre:

Cómo presupuestar tus cuentas para que te conviertas en un ahorrador experto.

Sé concreto

Si alguna vez has escuchado la frase “Menos es más” sabrás que ésta se puede aplicar a todos los ámbitos de nuestras vidas, incluso el dinero.

Ordena tus gastos e  ingresos y verifica que la diferencia entre ambos sea una cifra positiva, si ya lo has conseguido, vas por el camino correcto, ahora serás capaz de enfocarte en otras prioridades, como pagar tus deudas, hacer crecer tu colchón financiero o ahorrar para la jubilación.

Esta es la clave para construir una base financiera sólida para el resto de tu vida, y como ves, es algo que no implica mucho esfuerzo.

Crea un calendario

Programar pagos automáticos para pagar tus gastos fijos, puede ayudarte a no preocuparte tanto por el seguimiento de algunos de tus cuentas mensuales.

Ésto no solo aplica para el gasto de las facturas, un buen ejemplo es la planificación semanal de comida, que te permitirá determinar exactamente lo que gastarás en alimentación durante la semana, y te permitirá reducir las compras impulsivas e innecesarias.

Elimina el saldo negativo

Si has creado tu presupuesto y te das cuenta que gastas más de lo que ingresas, no te desesperes.

Identifica los gastos que hacen que te quedes en rojo y evalúa los que son prescindibles, como suscripciones que no utilizas, ropa que vas comprando de forma impulsiva cada mes, delivery de pizzas todas las semanas…

Prepárate para gastos irregulares

Hay compras que solo necesitas hacer de vez en cuando. Ejemplos de esto son las compras de los regalos navideños o los útiles escolares en la vuelta a clases.

Lo ideal es que los incluyas en el presupuesto de tu próximo mes. También estirar la compra durante varios meses para que sea más manejable. Por ejemplo si sabes que tendrás que gastar de media unos $ 150 en material escolar, puedes dividir este costo en $ 50 en los 3 meses previos al inicio de clases, además haciendo esta división podrás aprovechar ofertas que tal vez no te encontrarías comprando todo a última hora.

De esta forma podrás realizar gastos grandes sin tener que recortar en otros aspectos de tu vida.

Pon los pies en la tierra

El presupuesto es una aproximación, pero debes ajustarlo a tu realidad. Por eso son importantes los puntos anteriores, pues así podrás tener claro qué es lo que ingresas y gastas cada mes, esto incluye tus compras usuales y deudas.

Si tienes un salario fijo será más sencillo hacer un presupuesto que si no percibes ingresos fijos, en este último caso lo mejor es que seas siempre conservador y realices tus cálculos a la baja.

No te angusties

Si presupuestas con la mentalidad de “no puedo gastar”, es muy probable que termines odiando tu presupuesto y lo dejes de lado.

Lo que te permite ser fiel a tus metas, es saber que podrás usar tu dinero para comprar las cosas que quieres sin preocuparte por tus otras responsabilidades financieras. Lo que quiere decir que nunca tendrás sorpresas porque te has preparado con antelación.

Es verdad que esto requiere disciplina, pero te facilitará muchísimo el tomar decisiones y saber qué puedes permitirte y qué no.

Crea categorías

Establece los tipos de gastos que tendrás mensualmente como alimentación, hogar, transporte, entretenimiento o deudas y sepáralos en gastos fijos y variables.

Controla tus gastos usando efectivo

El medio de pago puede tener un impacto psicológico en la forma en la que gastas, hay estudios que muestran que puede ser más fácil gastar de más cuando se usan tarjetas de crédito o débito, y que es probable que gastes menos si utilizas efectivo.

Considera el tener una cantidad fija en efectivo al inicio de cada mes para tus gastos de entretenimiento, ropa o comida. 

Al tenerlo en físico, puedes incluso comprar sobres para que puedas visualizar en físico lo que llevas gastado y lo que te queda. Solo recuerda que una vez que se termine ese dinero en efectivo, ya no podrás gastar más en esas categorías durante el resto del mes.

Celebra tus logros

Controlar tus gastos con un presupuesto es un trabajo duro. Pero verás que este esfuerzo vale la pena al alcanzar tus metas.

Date un pequeño gusto cada vez que alcances hitos como pagar la mitad de tus deudas o ahorrar $ 10,000 para la reserva de una nueva vivienda. 

Permitirte ciertos gustos de vez en cuando puede ayudarte a mantener tu presupuesto a largo plazo.

Tu presupuesto es la mejor herramienta financiera que tienes para administrar tus gastos y cumplir tus metas

¿Te gusta? Compártelo:

¡Queremos mejorar! Envíanos tus sugerencias a info@bmiahorro.com

¿Quieres saber más sobre BMI Ahorro?

Ingresa en BMI Ahorro
y empieza a ahorrar