¿Cómo enseñar a ahorrar a nuestros hijos?

Es importante que desde pequeños nos hablen del dinero y la importancia de no malgastarlo, pero ¿desde qué edad deberíamos enseñar a ahorrar a nuestros hijos?

La mejor persona que puede enseñar a ahorrar a nuestros hijos eres tú mismo, aprenderán tarde o temprano de alguien más.

Así que lo mejor será que sean sus padres quienes les enseñen cómo administrar bien el dinero.

De hecho, los expertos coinciden en que mientras más temprano aprendan los niños a entender cómo manejar el dinero, mejor lo administrarán cuando sean adultos.

No tengas miedo de explicarle al pequeño de casa sobre finanzas, los niños son capaces de entender más de lo que creemos.

Hoy en día es más importante que nunca hablar de la importancia de tener dinero guardado para cualquier imprevisto.

Para ayudarte a dar el primer paso, hemos recogido una lista de ideas para que puedas aplicar en casa para enseñar a ahorrar a nuestros hijos y que aprendan sobre el valor del dinero.

Y recuerda que también tenemos consejos sobre el dinero y finanzas personales para ti.

enseñar a ahorrar a nuestros hijos

1. Usa un envase de vidrio como alcancía

Las alcancías tipo cerdito son una excelente idea para motivar el ahorro en los más pequeños, pero no les permite ver lo que ahorran.

Si en cambio usas un envase de vidrio, verán cómo su dinero crece sin importar que tan pequeño sea el aporte.

Si bien es cierto que cada vez se procura usar menos dinero en efectivo, para los más pequeños es muy importante este apoyo visual de cara a entender el ahorro.

Igualmente, si te es complicado efectivo para que tu hijo visualice sus ahorros, te recomendamos utilizar alguna app de ahorro pensada para los más pequeños. 

Hay muchas opciones disponibles con las que tus hijos podrán tener diferentes metas de ahorro así como alcancías donde pueden ir viendo lo que tienen ahorrado para cada meta.

2. Enseña con el ejemplo

Los niños, sobre todo entre los 2 y 7 años son como esponjas, absorben todo lo que ven, y lo imitan.

Los hábitos aprendidos durante estos años son cruciales para el futuro de tus hijos.

Si ven que usas la tarjeta de crédito para todas tus compras, aunque no lo entiendan por completo, quedará grabado en sus cabezas y lo tomarán como algo normal.

Y si tú y tu cónyuge discuten constantemente sobre el dinero en casa, también lo notarán.

Pero al dar buen ejemplo desde ahora, lo más probable es que lo sigan cuando sean mayores.

3. Asigna dinero periódicamente

Tener una cantidad de dinero de forma periódica, ayudará a tus hijos a que aprendan a presupuestar y ahorrar dinero. 

La idea aquí es que les des una cantidad semanal o mensual a tus hijos, si gastan todo dentro de los primeros 3 días de haberlo recibido, tendrán que esperar a que les des nuevamente.

los hijos y la enseñanza del ahorro

4. Paga, no regales

Está bien asignarles una cantidad mensual a tus hijos, pero tampoco les pagues por respirar.

En cambio, puedes asignarles tareas adicionales en casa además de sus obligaciones, como sacar la basura, limpiar alguna habitación o barrer y trapear el piso.

Esto les ayudará a entender que el dinero tiene un valor y que no solo se les da, sino que tienen que ganarlo.

Con esto, además de ayudar a que aprendan que trabajar vale la pena, también desarrollarán otras habilidades.

5. Enséñales a dar

Una vez que comiencen a ganar algo de dinero, asegúrate de enseñarles la importancia de ayudar a otros en necesidad.

Pueden elegir alguna causa benéfica o incluso alguien que conozcan que necesite de ayuda.

Poco a poco se darán cuenta de cómo ayudar no solo beneficia a las personas que se ayuda, sino también al que ayuda.

6. Abre una cuenta de banco

Para enseñar a ahorrar a nuestros hijos podemos tener con ellos una cuenta de ahorro que les ayudará a sentirse dueños de su dinero.

Y al ver crecer sus ahorros, también será una oportunidad para enseñarles cómo funciona una tasa de interés o cómo el interés compuesto les puede beneficiar.

Pero, como adulto debes recordar que existen otras formas de sacar mayor rendimiento a tus ahorros, como tener un seguro de vida y ahorro con BMI Ahorro.

enseña a ahorrar

7. Anímales a ahorrar para la universidad

La educación universitaria no es fácil de pagar, ni en Ecuador ni en el extranjero.

Si tienes hijos adolescentes, lo mejor es que entiendan la realidad. Es posible trabajar durante las vacaciones y muchos jóvenes lo hacen hoy en día.

Lo ideal sería que tu hijo tome una parte de lo que gane por su trabajo y lo deposite en una cuenta de ahorros para la universidad.

Así él también sentirá que tiene parte y responsabilidad en su educación y se motivará aún más en el futuro.

8. Enséñales el ahorro cuando reciban dinero como regalo

Trabajar en vacaciones y guardar una parte del dinero está muy bien para los adolescentes.

Pero para tus hijos más pequeños también hay alternativas que les pueden enseñar a ahorrar una parte de su dinero.

Una buena ocasión para esto es cuando en su cumpleaños les regalan dinero, enséñales a guardar un 25% en su cuenta de ahorros y disfrutar del resto.

9. Deja que los niños hagan mandados

Usa sugerencia sería enviar a los niños mayores al supermercado con una lista de compra y un poco más del dinero que necesitarán para lo que hayan anotado.

Luego revisa si se han desviado de la lista y compraron algo como dulces. Esto les ayudará a entender la diferencia entre necesidades y deseos.

Permitir que tus hijos cometan errores en este tipo de gastos, se puede corregir fácilmente, y a su vez ayudará a que se equivoquen menos de adultos.

Por último, si tu hijo te pregunta sobre dinero, no lo evadas, tómate el tiempo de responder sus preguntas, incluso si tu situación económica no es la mejor en ese momento.

¿Te han sido útiles estos consejos?

Pues es momento de ponerlos en práctica, nunca es demasiado temprano para enseñarles a tus hijos el valor del dinero y el impacto que puede tener en su futuro.

¿Te gusta? Compártelo:

¡Queremos mejorar! Envíanos tus sugerencias a info@bmiahorro.com

¿Quieres saber más sobre BMI Ahorro?

Ingresa en BMI Ahorro
y empieza a ahorrar