Planificar tu jubilación

Seguramente sueñas con el día en que ya no tengas que trabajar y te des un merecido descanso, o que puedas hacer realidad aquellos sueños que tenías de joven pero que por trabajo nunca pudiste realizar.

Puede que para ti esto signifique viajar por el mundo, compartir con tu familia o simplemente leer esos libros que tenías abandonados desde hace años. Sin embargo, no importa cuáles sean tus aspiraciones, para hacerlas realidad necesitarás de una planificación a largo plazo.

Para planificar tu retiro necesitarás determinar cuáles son las aspiraciones que tienes para tu estilo de vida una vez te jubiles, hecho esto, deberás calcular un estimado de lo que te costará vivir de esa forma. 

Además, probablemente no ganarás un sueldo para entonces, por lo que necesitas saber de dónde vendrán los ingresos destinados a pagar tu estilo de vida posterior a tu jubilación.

Esto no es una cantidad absoluta, ya que cada persona es diferente, y depende de muchos factores como tu salud y la zona en la que vives. Muchas personas opinan al respecto, pero algo que se repite muy a menudo es que lo ideal sería tener entre 10 a 12 veces tu ingreso anual en ahorros.

¿Cuándo debo empezar a ahorrar para mi jubilación?

Puede que pienses que eres muy joven para pensar en jubilarte, la verdad es que aunque falten décadas para tu retiro, es importante empezar a ahorrar lo antes posible. Si estás en tus 20 puede que no tengas la menor idea de cuáles sean tus metas a futuro, pero empezar a ahorrar a esta edad te beneficiará mucho cuando concretes tus planes del futuro.

Una persona joven tiene la desventaja de haber trabajado durante menos tiempo, por lo que sus ingresos no son tan altos como alguien que haya estado trabajando durante 15 o 20 años. Sin embargo, la ventaja que tiene un joven frente a un veterano, es que el tiempo que puede aprovechar para hacer crecer sus ahorros, es mucho mayor.

Asimismo, las personas que llevan muchos años trabajando podrán ahorrar más cada mes debido a que sus sueldos son más elevados.

La cantidad que deberás ahorrar para tu jubilación va a depender mucho de tu edad y el lugar en el que te encuentres profesionalmente. Y si bien es cierto que no hay una única forma de hacerlo, pensar en cómo planificar la jubilación según tu edad puede ser útil para avanzar hacia tus metas a largo plazo. Por ejemplo:

En tus 20

Trata de ahorrar al menos un 8% de tu sueldo cada mes, no parece mucho, pero cada centavo cuenta cuando se invierte en una cuenta de ahorro con altos rendimientos. Al mismo tiempo debes procurar pagar todas tus deudas para poder dedicar más dinero a tus ahorros en el futuro.

En tus 30

Lo ideal es que ahora tengas una estabilidad económica mucho más sólida, debido a que probablemente estarás más establecido en tu carrera y tendrás un poco más de ingresos para ahorrar regularmente.

A medida que aumenten tus ingresos, asegúrate de que tus ahorros aumenten proporcionalmente. Considera depositar de forma automática una parte de tu salario en tu cuenta de ahorros para que no tengas que pensar en ello cada mes. 

También es probable que en esta etapa de tu vida ya tengas activos que se convertirán en parte de tu estrategia de jubilación más adelante, como por ejemplo una casa o acciones en la empresa para la que trabajas.

En tus 40

Llegado este punto, se da por sentado que estás bien establecido en tu carrera, además empezarás a ver que tus ahorros tienen un crecimiento significativo a medida que avanzas hacia tus años de ingresos máximos. Este también es el momento en que debes asegurarte de realizar un seguimiento exhaustivo de tus deudas. Si eliminas todas tus deudas a los 40, como préstamos estudiantiles y deudas de tarjetas de crédito, podrás dedicar la última parte de tu vida laboral a ahorrar tanto como sea posible.

Este puede ser un buen momento para invertir cualquier ingreso adicional como bonos salariales, en el pago de deudas. A esta edad es recomendable tener ahorrado entre 6 y 10 veces tu salario actual.

En tus 50

La planificación de la jubilación se convertirá en tu principal enfoque financiero, y es posible que comiences a tener una idea de cuáles serán tus necesidades de ingresos anuales en la jubilación. Este cambio puede significar hacer los pagos finales de la hipoteca y aprovechar a contribuir lo máximo posible en tus planes de ahorro, pensiones o inversiones.

En tus 60

Compara tus costos de vida proyectados y tus ingresos de jubilación esperados y verifica que todo encaja. Si no es así, deberás ajustar tus expectativas para la jubilación, ahorrar más o incluso plantearte seguir trabajando durante unos años más. Muchas personas continúan trabajando hasta bien entrados los 60, lo que les permite aumentar sus ahorros y asegurar una mejor jubilación.

Planifica el costo de jubilarte

Tener una gran estrategia de ahorro es solo el primer paso al planificar tu jubilación. El segundo paso es averiguar cuánto necesitarás para vivir cuando ya no estés trabajando. Aunque te falten muchos años para jubilarte, intenta imaginar cómo te gustaría que fuera tu jubilación.

¿Quieres viajar o compartir con tu familia? ¿pasarás los inviernos en un clima más cálido? ¿quieres mudarte a una casa más pequeña? O por el contrario, ¿querrías adquirir una segunda vivienda?

Una vez que identifiques tus objetivos, investiga un poco para saber cuánto podría costar tu estilo de vida anual al jubilarte. Lo más probable es que vayas a necesitar entre el 80% y el 100% de lo que ganas justo antes de jubilarte. Este porcentaje dependerá de tus objetivos y situación particular. Algunos gastos que debes considerar incluyen:

  • Pagos de alquiler o crédito hipotecario: Incluso si ya has pagado tu hipoteca, no olvides tener en cuenta los gastos de impuesto predial y el seguro que tengas contratado para tu hogar. Si planeas tener una segunda casa, debes tener en cuenta los gastos de mantenimiento para dos propiedades.
  • Gastos de atención médica: No es ningún secreto que a medida que vamos envejeciendo, necesitamos cuidar más nuestra salud, actualmente Ecuador cuenta con atención médica a través del IESS, sin embargo esta situación no es estable y tienes que tener el cuenta el riesgo de que en el futuro no puedas disfrutar de los beneficios que se prestan actualmente. En este caso lo que debes ahorrar dependerá mucho de tu estilo de vida y tus antecedentes familiares, por lo que deberás sacar una estimación en base a estos factores.
  • Viajar: Tendrás mucho tiempo libre al jubilarte, así que es muy probable que decidas viajar al extranjero o compartir con tu familia. Si solo planeas visitar a tu familia pocas veces al año, bastará con contabilizar el coste del transporte y algunas salidas. Si por el contrario realizarás viajes más ambiciosos, deberás presupuestar el alojamiento, la comida y cualquier actividad adicional, como tours privados. Por dar un ejemplo, el coste de un viaje de 5 noches todo incluido a un destino como Cancún, suele rondar los $1700 por persona.
  • Otros gastos: Ten en cuenta que no solo gastarás en lo esencial, también deberás planificar para gastos varios como salir a cenar, hobbies y entretenimiento.

Fuentes de ingresos para la jubilación

Una vez que tengas una idea de cuánto dinero necesitarás para vivir una vez que te jubiles, determina de dónde provendrán los ingresos para pagar esos gastos. Para muchas personas, las posibles fuentes de ingresos pueden incluir:

  • Seguridad social: Según el IESS, tiene derecho a recibir pensión mensual vitalicia de jubilación por vejez, el afiliado/a  que cumple con los requisitos de cese, edad y tiempo de aportes al IESS que se presentan en esta web.
  • Ingresos pasivos: Son fuentes estables de ingresos que no provienen del empleo, como dinero de propiedades de alquiler, inversiones o regalías de un libro o algún otro proyecto creativo.
  • Planes de jubilación y otros ahorros: Muchas personas dependen del dinero que han ahorrado e invertido en planes de ahorro y jubilación. El tipo de plan que elijas dependerá mucho de tus preferencias y necesidades, así como tu perfil de riesgo para la inversión.

Pon tus planes en marcha

Una vez que tengas tu metas de jubilación a largo plazo e identifiques las posibles fuentes de ingresos, es hora de poner en práctica tu plan de ahorro. Mira cuántos ahorros necesitarás para jubilarte y averigüa cómo lo lograrás.

Revisa tus metas de ahorro a medida que cambien tus circunstancias y ajusta tu plan según sea necesario. Por ejemplo, es posible que debas:

  • Asegurarte que tus metas de jubilación sean realistas: Dependiendo de cuánto puedas ahorrar, es posible que debas planificar una jubilación más modesta o considerar formas de generar ingresos complementarios para ejecutar tu plan.
  • Gastar menos y destinar más ganancias a tus ahorros: Evita años adicionales de trabajo ahorrando la mayor cantidad posible de dinero, dándole tiempo para crecer.
  • Trabajar más horas si ahorrar se te hace cuesta arriba: Podrías lograr esto con un trabajo temporal o a tiempo parcial además de tu trabajo principal, o también puedes emprender un negocio propio fuera de tu empleo. Estos ingresos adicionales definitivamente te ayudarán a ahorrar más durante la misma cantidad de años.

Por último recuerda: no importa la forma en que planifiques tus ahorros, lo importante es poner tus estrategias en marcha, ya que ahorrar siempre supondrá un beneficio de cara a tu jubilación.

¿Te gusta? Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¡Queremos mejorar! Envíanos tus sugerencias a info@bmiahorro.com

¿Quieres saber más sobre BMI Ahorro?

Ingresa en BMI Ahorro
y empieza a ahorrar