tipos de seguro en ecuador

¿Cuáles son los tipos de seguros en Ecuador? 

Antes de contratar un seguro es importante conocer cuáles son los diferentes tipos de seguros que existen para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades. 

Empecemos por lo básico, ¿qué es un seguro?

Un seguro es un contrato a través del cual una aseguradora se compromete a indemnizar el daño producido o satisfacer un capital o renta. 

Es decir, es un contrato bilateral que obliga a una de las partes (asegurado) a pagar un precio (prima) y a la otra (asegurador) a asumir el riesgo correspondiente (indemnización).

Las pólizas de seguros nacen de la necesidad de protección frente a un riesgo, ante una eventualidad incierta que pueda suceder a futuro. 

En Ecuador y en el mundo, el mercado asegurador va en aumento a medida que se registra en la población la necesidad de proteger nuevos mercados. Luego de la pandemia la venta de seguros de vida y salud crecieron un 6%, y hoy en día 4 de cada 10 ecuatorianos está asegurado de manera pública o privada.

Tener un tipo de seguro que se adapte a tus necesidades es disfrutar con tranquilidad tu día a día sabiendo que, en caso de una contingencia, el factor económico no será una preocupación.

Elementos básicos de una póliza de seguros:

  1. Aseguradora: Es la empresa que garantiza la cobertura de los riesgos de ese contrato y garantiza el pago de las indemnizaciones.
  2. Asegurado: Es la persona física sobre la cual se estipula el seguro.
  3. Beneficiario: La persona física o jurídica que va a tener derecho a la indemnización.
  4. Póliza: El soporte o la cobertura del contrato de seguro.
  5. Prima: El precio del seguro.

Como comentamos anteriormente, existe una gran oferta de seguros que crecen y se van adaptando a las necesidades de las personas. 

Vamos a conocer algunos de los tipos de seguros que existen en Ecuador:

Tipos de seguros

1. Seguros personales

Son aquellos que incluyen todos los riesgos que pueden afectar la integridad física de una persona, su salud o su existencia. 

Se clasifican en:

  • Seguros de accidentes personales: son servicios y prestaciones asistenciales. El asegurado será indemnizado en caso de sufrir una lesión o incapacidad por un accidente y también, en caso de fallecimiento.
  • Seguros de salud o enfermedad: son pólizas con cobertura médica, donde la empresa aseguradora garantiza que va a cubrir posibles gastos médicos que puedan surgir.
  • Seguros de vida: garantizan una seguridad económica a los beneficiarios en caso de fallecimiento de la persona asegurada o invalidez absoluta o permanente.
  • Seguros de vida y ahorro: combina una póliza de vida con cobertura por fallecimiento o invalidez y un plan de ahorro, que se puede destinar para la jubilación o como apoyo económico para el beneficiario cuando el asegurado fallezca. 

2. Seguros de daños o patrimoniales

Su objetivo es proteger los riesgos del patrimonio de la persona y de las empresas. 

Algunos de ellos son:

  • Seguros de coche: cubren riesgos que pueden ocurrir a la hora de conducir. También pueden incluir coberturas por robo, incendio y/o daños propios del vehículo.
  • Seguros de ingeniería: asegura daños a un patrimonio por accidentes causados por fenómenos naturales, desgaste natural o fallos humanos.
  • Seguros de crédito: cubren pérdidas por insolvencia de los deudores.
  • Seguros de incendios: cubren los daños producidos si se incendia el objeto asegurado.

3. Seguros de prestación de servicios 

Son aquellas pólizas donde el asegurador se compromete, mediante cláusulas específicas, a prestar un determinado servicio a la persona asegurada.

Por ejemplo: 

  • Seguros de asistencia en viajes: son ideales para cubrir imprevistos durante un viaje.
  • Seguros de defensa jurídica: pólizas donde el asegurador protege al asegurado en los juicios o litigios que pueda tener, o cualquier gasto que puedan generarse a raíz de ello.
  • Seguros de decesos: cubren gastos derivados del funeral del asegurado. Suelen ser el servicio fúnebre y gastos de sepelio, aunque puede incluir algún otro gasto estipulado en la póliza.

¿Cómo escoger el mejor seguro para mi?

Ningún seguro de vida es igual a otro. Es por eso que existen diferentes tipos de seguros y es que lo que le funciona a una persona, no necesariamente le funciona a otra. 

A la hora de elegir un seguro es importante estar bien informado y saber cuáles son todas las coberturas que tendrás en caso de un imprevisto.

Algunas de las cosas que debes tener en cuenta a la hora de contratar un seguro son: 

  • Período de aceptación: es el tiempo que pasa entre que la compañía aseguradora propone una oferta de seguro y la persona que desea contratar el seguro acepta la oferta. 
  • Carencia de cobertura: es el período que transcurre desde el momento en que la póliza se formaliza y la fecha en la cual se inician las coberturas del plan contratado.
  • Período de gracia: puede ser de 30 a 90 días, dependiendo del tipo de seguro,  después de que se vence la póliza o el pago mensual del seguro. Durante este tiempo, el asegurado no estará cubierto.

Existen muchas vías para contratar seguros de vida, pero la más fácil, rápida y cómoda te la da BMI Ahorro, el producto más innovador de BMI Ecuador que permite contratar cualquiera de sus planes de forma 100% online y sin papeleos. ¡El registro y activación del seguro solo toma 3 minutos! 

Pero, si bien estás buscando un seguro de vida y ahorro para proteger tu jubilación y el futuro de los que más amas, quizás necesites saber más de los planes de BMI Ahorro.

¿Te gusta? Compártelo:

¡Queremos mejorar! Envíanos tus sugerencias a info@bmiahorro.com

¿Quieres saber más sobre BMI Ahorro?

Ingresa en BMI Ahorro
y empieza a ahorrar